Erotízate. Cómo desarrollar nuestra sensualidad.

Erotízate. Cómo desarrollar nuestra sensualidad.

Cuando hablábamos del deseo sexual reactivo, vimos que es un deseo que depende de nosotras, que el placer está en nuestro interior y es algo que podemos aumentar si desarrollamos nuestra sensualidad.

A menudo sensualidad y sexualidad se confunden, incluso se usan estos términos para referirnos a lo mismo. Pero sensualidad viene de sentido, y algo o alguien sensual está relacionado con la gratificación de los sentidos.

Y hoy vengo a decirte que la sensualidad es algo que podemos trabajar, que podemos aumentar, en lo que nos podemos centrar para no sólo erotizar nuestras vidas, sino para trabajar nuestro empoderamiento. Nuestra capacidad de tener el control sobre nuestro propio placer, nuestro deseo (y que éste no dependa tanto de las hormonas, ni de la fase del ciclo en el que nos encontramos o de nuestra vida- maternidad, menopausia, crisis de pareja, aburrimiento, estrés…), nos va a hacer sentir mucho más seguras de nosotras, incidiendo en nuestra autoestima.

Vamos a erotizarnos a través de los cinco sentidos, pero para ello debemos de haber hecho un trabajo previo de autoconocimiento (aunque te aseguro que aprenderás muchas cosas mientras trabajamos en nuestro erotismo).

Erotiza la piel: La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano, repleta de terminaciones nerviosas. El masaje, el tacto, las caricias estimulan el riego sanguíneo, liberamos endorfinas, activamos el sistema linfático. Tócate, acariciate, prueba diferentes ritmos, presiones. Puedes hacerlo tú misma, o dejar que sea tu pareja la que lo haga.

Puedes probar a taparte los ojos, si es tu pareja la que está masajeando, o simplemente cerrarlos y concentrarte en las sensaciones que la experiencia te hace sentir. Debes aprender a recibir (ya que es algo que muchas mujeres que son madres olvidan), a dejarte hacer, a comunicar al otro lo que te gusta y lo que no. Tienes que ser un poco egoísta, porque el deseo y el placer lo son.

Erotiza la mente: el órgano erótico por excelencia es la mente. Y qué tenemos en nuestra mente y nuestros pensamientos las mujeres que además somos madres: pues de todo, menos- seguramente- el sexo.

Mucho bien ha hecho la literatura erótica escrita por y para mujeres. Es una buena manera de encenderte, de impregnarte con sensualidad y por supuesto sexualidad.

Fantasea, es posible que al principio no te salga de manera espontánea; pero te aseguro que como todo se puede ejercitar. Al principio puedes usar como base la literatura erótica, alguna imagen o escena de película; y poco a poco irás cambiando los personajes (o no) de tus fantasías.

Tener fantasías sexuales con otras personas que no son tu pareja NO es infidelidad, no es nada malo. De hecho es muy común, y eso no significa que quieras, desees menos a tu pareja. En tu intimidad y en la mente TODO es posible, así que dale rienda suelta.

Erotiza la vista: Las películas eróticas diseñadas para las mujeres, incluso la pornografía realizada y pensada para nosotras puede ser muy estimulante para encender el deseo.

Cada vez hay más páginas y portales de internet orientados al porno femenino, empezamos a ser consumidoras de unos recursos que pueden ayudar a ponernos a tono.

Otra manera de erotizar la vista es poniéndonos guapas, elije ropa en la que te sientas y te veas sexy; pon mimo y cuidado a la ropa interior que llevas. El verte bien, el que te guste la imagen que reflejas en el espejo es básico para tener una actitud sensual en la vida, con tu pareja o en la cama.

También puedes hacer un striptease, o que tu pareja se lo curre. Con música, movimientos sugerentes, te desvistes poco a poco, y vas dejando tu cuerpo al desnudo.

Erotiza el oído: desde música sensual, hasta que alguien te susurre o tú misma las cosas que sólo tu sabes que te excitan. No te reprimas, déjate llevar (aunque te pueda sonar muy burro o muy cursi).

Erotiza el olfato: Es muy importante el olfato para activar las zonas del cerebro más animales, El olor que desprendemos por nuestras glándulas sudoríparas cuando estamos excitados invitan a nuestra pareja a acercarse y querer estar con nosotras. Supone una invitación velada a dejarnos llevar por el deseo. Pero además de nuestro propio olor corporal, que desprende feromonas; podemos jugar con los olores, de hecho muchas empresas de juguetería erótica lo sabe, e incluye olores y sabores a sus productos (especialmente a los lubricantes).

Cada aroma es capaz de despertar diferentes sensaciones, recuerdos o respuestas en ti; dependiendo de si has tenido o no alguna relación con ellos. Busca aquellos que te estimulen.

 

Ya sabes, dale rienda suelta a tus sentidos, úsalos e intenta darle la importancia que muchas veces en el día a día con las prisas le quitamos.

No hay comentarios

Escribe un comentario