Dispareunia. Cuando el sexo duele.

La dispareunia se define como “dolor abdominal, pélvico y/o vaginal persistente o recurrente, que aparece en relación con el coito, antes, durante o finalizada la práctica sexual”.

Es un dolor que ha sido, y es en muchas ocasiones, silenciado, minimizado o incluso ridiculizado. Como mujer y como profesional he escuchado no una, ni dos, sino muchas veces decir a otras mujeres y a diferentes compañeros que en determinadas ocasiones es normal o ya se pasará….

Pues bien, ni es normal, porque NUNCA es normal el dolor relacionado con el coito, y si no le damos presencia, le prestamos atención y le ponemos remedio no se pasará, y puede no sólo empeorar sino derivar en complicaciones mayores.

Analicemos un poco más el asunto, y veamos qué es el dolor?

Pues bien, el dolor es “Experiencia sensorial o emocional desagradable asociada a un daño tisular real o potencial” (IASP).  De una manera más práctica y clínica se podría definir como “una experiencia sensitiva desagradable acompañada de una respuesta afectiva, motora, vegetativa e, incluso, de la personalidad”.

Lo que ocurre cuando el sexo duele, es que nuestro cuerpo interpreta que el coito es algo que nos está lesionando, lo procesa como algo negativo, lesivo y del que se debe de proteger.

Evidentemente, si nos está doliendo difícilmente (no imposible) llegaremos a excitarnos, tendremos sequedad vaginal, nuestros músculos vaginales se contraerán (pudiendo producir a la larga un vaginismo) para evitar en todo lo posible la penetración del pene (que es lo que duele) y así nada de orgasmos o placer, y perpetuaremos el círculo vicioso.

La clasificación clínica de la dispareunia tiene diferentes criterios:

  • Primaria: siempre ha existido dolor
  • Secundaria o adquirida: a raíz de algún episodio

Clasificación según la situación de aparición:

  • Situacional: se manifiesta en determinados momentos, con determinados estímulos o sólo con algunas parejas sexuales.
  • Generalizado: siempre hay dolor en el coito.

Clasificacion según el momento de aparición:

  • Precoital
  • Coital
  • Postcoital
  • Combinada

 

Las causas son múltiples desde ginecológicas (muy frecuentes las derivadas de una cicatriz postdegarro o episiotomía), urológicas, digestivas, oncológicas (secundarias a la quimio o radioterapia), osteomusculares, ambientales, psicológicas, etc.

 

Como decíamos antes, NUNCA es NORMAL el dolor, NO debes conformarte, siempre hay posibilidad de mejora, de solución. Lucha por tener una vida sexual plena, sana, gozosa, placentera y sin dolor.

Estáte atenta que en los siguientes post abordaré con más profundidad sobre el dolor en el coito

 #noesnormal

 

No hay comentarios

Escribe un comentario